Todos los años, a nivel mundial, celebramos el Día del Padre en el mes de junio. Se trata de un espacio para reflexionar acerca de la relevancia de la figura paterna y reconocer el impacto beneficioso que tiene en el desarrollo de sus hijos y la sociedad. Este tributo a los Padres no se limita a los regalos y festejos, sino que es un momento de resaltar y valorar su dedicación y amor incondicional, como los primeros maestros del hogar y la familia.

La idea de crear el Día del Padre se originó en los Estados Unidos en 1910, cuando, Sonora Smart Dodd decidió homenajear a su padre, quien había criado en solitario a ella y a sus cinco hermanos, en una granja del estado de Washington.

En consecuencia, la celebración del Día del Padre honra la influencia positiva que ellos ejercen en la formación de los hijos. No solo brindan apoyo financiero, sino que también empoderan el aspecto emocional, a confiar en sí mismos, la responsabilidad y una poderosa educación para la vida; todo esto, a través de ejemplos, que son los paradigmas que les permite alcanzar la plenitud.

De igual manera, valorar a los padres en las escuelas resulta esencial para fomentar una comprensión completa del rol paterno en la vida de los infantes. Podría ser abordada en lecciones de la educación familiar, literatura o ciencias sociales, donde se pueden explorar y discutir ejemplos de paternidad positiva de diversas culturas y épocas, así como destacar la vida de algún padre excepcional en nuestra comunidad.

El Día del Padre también constituye una ocasión para identificar la pluralidad de roles paternos en la sociedad actual. Más allá del vínculo sanguíneo y alejado de lo tradicional, toda figura paterna no necesariamente es biológica, pues siempre tendrán diversas formas: padrastros, abuelos, hermanos mayores, padrinos u otros individuos significativos que desempeñan un papel activo en la educación y el cuidado de los infantes de manera afectiva y comprometida.

No obstante, resulta esencial tener presente que el Día del Padre no debería ser la única ocasión en la que expresamos nuestra gratitud y aprecio hacia nuestros progenitores desde nuestro rol de hijos e hijas. La manifestación de afecto, respeto y gratitud debe ser manifestada durante el transcurso de nuestro andar diario, como un estilo de vida basada en el agradecimiento.

Definitivamente, el Día del Padre es tan celebrado a nivel mundial con el objetivo de destacar su figura paterna y significativa en la formación integral y pedagógica de las generaciones.  Desde la escuela, aprendamos a valorar su sacrificio y su amor por los hijos. Más allá de los vínculos sanguíneos, padre es aquel que nos ayuda a ser mejores personas gracias a sus sencillos y excepcionales ejemplos de vida.

Imagen tomada de: https://www.huachos.com/detalle/dia-del-padre-una-oportunidad-pedagogica-para-reflexionar-noticia-16638

© David Auris Villegas. Escritor, columnista, pedagogo peruano y creador del ABDIV.

#escritor #pedagogo #poeta #conferencista #columnista #cuentista #divulgador #editor